Masaje erótico femenino

masaje erótico femenino

Masaje erótico femenino, una experiencia única

Hace unas semanas tuvimos el gusto de recibir en nuestro centro de masajes tantra en Barcelona a una chica que nos remitió uno de nuestros clientes habituales para vivir por primera vez lo que es un masaje erótico femenino.

Ella ha tenido la amabilidad y la deferencia de contarnos en primera persona su experiencia. Como lo vivió, que sintió, y como se desarrolló el mismo.

Empezamos pues con esta entrevista que os traemos en rigurosa exclusiva:

Cuéntanos cómo y porqué decidiste darte un masaje tantra en Santai Masajes

Me lo comentó un buen amigo que es cliente del centro y además me conoce demasiado jajajajaja.

Sabe mis gustos y además conoce que no me gusta cualquier cosa, me comentó la forma tan delicada y especial en la que tratan a sus clientes y decidí hacerle caso.

La verdad que ha sido una experiencia inigualable, algo desconocido para mi que me ha echo ver lo mucho que aún desconozco respecto a la sexualidad.

No hace falta una penetración explícita para poder llegar al clímax y sentir sensaciones de otro modo.

Elegiste dártelo con una masajista. ¿Porqué no obtaste por un masajista masculino?

Aunque no me considere bisexual, cosa que ahora desde que me hice el masaje me lo planteo diariamente, me encanta la belleza delicada de las mujeres.

Pienso que un masaje de ese calibre y esa dedicación, jamás podría realizarlo un hombre.

Las dos chicas que me acompañaron en este descubrimiento fueron muy especiales conmigo, me trataron muy pero que muy bien y me hicieron disfrutar muchísimo.

La habitación está llena de espejos, velas, aromas, música ambiental y acompañaban a la perfección con el cuerpo y sensualidad de las chicas.

Creo que mirar por el espejo y ver a un hombre no tendría la mitad de erótico que lo tuvo siendo una mujer, con sus curvas, el pelo recién salido de peluquería, maquillaje perfecto, suavidad en la piel, el tacto de sus manos…

Lo dicho, un hombre no puede conseguir eso por muy profesional y preparado que esté. Para mi fue espectacular sentir la suavidad de la piel de una mujer rozándome.

¿Qué impresión te dio el centro de masajes al entrar por primera vez?

Me encantó ver que nada más entrar tienen el ambiente por el que has pagado por ir.
Te reciben amablemente, te hablan suavemente, la luz es tenue, los olores ni te digo, te meten en el ambiente y te preparan antes de tu entrada a la habitación que hayas contratado. Así también hacen (creo yo) que si eres principiante como yo, no te sientas violenta al entrar en la habitación que está aún más detallada y cuidada al más mínimo detalle.

Todo un lujo de centro, la verdad que no me lo esperaba así, siempre tiendes a pensar que es aquí te pillo aquí te mato, pasa tu tiempo y adiós muy buenas.

No es así, tanto a la entrada como a la salida te preguntan que es lo que necesitas, si quieres tomar algo, y si tienes dudas, al igual que al salir, intentan que estés cómodo desde que entras hasta que sales, sin prisa.. de eso se trata no?

Relajarte y no tratarte como borregos en un corral.

¿Nos puedes relatar como fue tu primer masaje erótico femenino?

Pues si, claro con mucho gusto.
Pues la verdad que mi amigo, el que me aconsejo me trató genial, eso para empezar. No fuimos directamente del coche al centro, sino que paramos a comer antes y hablar en un restaurante mejicano que está justo al lado del centro (muy recomendable por cierto).

Eso me relajó un poco ya que iba un poco exhausta. También decir que me dio un par de cervezas y un margarita para que se me quitara mi cara de susto, ya que por mucho que te cuenten no sabes a que vas!!!.

Una vez finalizado el almuerzo, subimos al centro de masajes.

Nos recibió la dueña de éste de una forma muy agradable, me preguntó mi nombre y me ofreció algo de beber.

Me explicó un poco los masajes que había (que no sabia que había de diferentes tipos) y me enseñó fotografías de las chicas para que eligiera alguna en concreto para que todo fuera perfecto.

El ambiente del centro tal y como he comentado era agradable, olores singulares, nada de incienso que no puedes respirar, eran olores frescos, como a flores….

Luz tenue, figuras de budhas por todos lados y velas en cada esquina.
El trato del personal y de las chicas que pasaban de un lado para otro, era relajado, sus voces y gestos cuidados.

Intentan durante 10 minutos (porque te dicen que llegues 10 minutos antes de tu hora) que te relajes y te sientas cómoda antes de entrar a disfrutar del masaje erótico.

No quise tomar nada porque mi amigo ya me había dado antes mi dosis y quería estar bien par disfrutarlo al 100%.

Una vez presentados y cómodos, mi amigo se va, y la dueña del centro me dice amablemente que le acompañe a la habitación. Había muchas la verdad y el camino para mi fue .. no se… extraño (ESTABA ACOJONADA).

Cuando estamos dentro, me enseña la habitación. Era espectacular, con espejos preciosos rodeando un tatami, cortinas griegas, velas, budhas, la decoración sencilla pero preciosa.

Me enseña el baño, y me comenta que me acomode en el sofá que había justo enfrente de la puerta (muy cómodo por cierto) y que esperara a que mi masajista picara la puerta.

La hora ya llegó parece… pero no… la masajista pica a la puerta y era espectacular, tal y como me la esperaba, vi sus fotos antes de entrar pero no su cara. Esto es una sorpresa pero la verdad que quedé aliviada cuando vi su belleza y cada último detalle de su estética cuidada.

La tez de su cara era espectacular y que decir de su melena castaña que parecía recién salida de peluquería.

Nos presentamos, y amablemente me da un kit de aseo de un solo uso precintado y una toalla.

Me comenta que me relaje con una ducha caliente que en 10 minutos vuelve conmigo. Así fue, me duché impacientemente y a los dos minutos estaba sentada con mi toalla en el sofá de la habitación de nuevo.

Vuelve a los 10 minutos y sin esperarlo se baja la bata que ella llevaba puesta, y con una voz muy sexy me dice … túmbate en el tatami con la cara boca abajo … me quedé petrificada y sonrosada.

Una vez tumbada y con una música sensual de fondo que acompañaba el entorno, comienza a rociarme con los dedos aceite caliente de rodilla hacia abajo.
Me masajea cada dedo de mis pies de una forma suave y particularmente especial.

La suavidad de sus manos era impresionante (o quizás fuera el aceite, no lo sé), muy poco a poco y sin prestarle atención al tiempo comienza a subir por mis muslos y espalda; es aquí cuando me doy cuenta de que sus genitales poco a poco se va rozando con mi piel, muy lentamente sin llegar a ser obsceno.

El tacto y su delicadeza cuando se acercaba por mis muslos casi rozándome, me comenzó a incendiar, comencé a apretar la almohada y las sábanas porque no podía contenerme. Su juego de … te toco, no te toco, hacía que mi respiración se acelerara…

Hasta este punto, por respeto y por estar en la tesitura de pensar si la chica podría disfrutar o no disfrutar, cómoda o no cómoda conmigo ya que no dejaba de ser una clienta, me daba algo de reparo mirar.

Estaba con la cabeza sobre la almohada que olía a flores frescas… pero… no pude remediarlo, el juego de la chica que parecía durante 15 minutos aproximadamente que me iba a tocar y no me tocaba.

Me puso tan cardíaca que comencé a mirar por los espejos, pensé que total, el trabajo sería el mismo mirara o no mirara.

Conforme pasaba el tiempo sentía que solo estábamos ella y yo y que se paraba todo en esa habitación… Notaba su aliento en mi cuello, sus gemidos leves en mi oreja y se me pusieron hasta el último bello de mi piel erizado, sin sexo… IMPRESIONANTE …

Cuando miré por los espejos porque ya no podía más, mi sorpresa fué, que si ya bastante cuidado estaba el ambiente, la escena y su espectacular físico, más cuidado estaban sus movimientos.

La chica contoneaba sus curvas con mi cuerpo, me masajeaba, me rozaba su piel, pezones, genitales por todo mi cuerpo y movía su pelo con sensualidad, esto fue para mí una explosión.

Una vez terminada esta parte, pensaba que ya sería hora de darme POR FINNNNNN la vuelta y estar de frente, pero no, la chica pasó por encima de mi y comenzó a hacerme el masaje al revés.

Intenté con todas mis fuerzas que mis manos se quedaran quietas por respeto y porque tampoco sabia muy bien si se podía llegar a tocar o no tocar, pero no pude; yo siendo mujer no pude contenerme con la sensualidad de ese momento. Pensaba en un hombre, como un hombre puede o no aguantar las formas con semejanza sensualidad.

Mis manos se escaparon y pude tocar su piel, sus muslos, pero no me atreví a más, aunque no me faltaron las ganas, la chica era suave y ademas estaba embadurnada de mi mismo aceite.

Cuando acabó de hacerme el masaje en la postura inversa, se acerca a mi oído y me susurra … ponte el antifaz

Y yo incrédula de mi pensaba que era para darme la vuelta para no ver y así ser un momento mas sensual o menos violento, pero de repente ella para de tocarme y escucho la puerta…
DIOSSSSSSSSSSSSSSSS
¿Se ha ido?
¿A donde va?
¿Ya ha acabado?

Al minuto más o menos, que para mí fue eterno, comienza de nuevo a darme un masaje por las piernas, esta vez por delante…. y para mi sorpresa.. a los pocos segundos, otras dos manos me tocan a la vez. 4??? Hay dos masajistas eróticas tocándome en este momento, que locura!!!! Enserio? Me están dando un masaje tantra a cuatro manos?

Lo primero que pensé, ¿como será esta chica? Tengo ganas de quitarme el antifaz, ahhh, pero no me dejan, o me aconsejan no hacerlo hasta que ellas den la orden…. Comienzan los jadeos mutuos, y las chicas parecen estar disfrutando. ¿Será verdad?, ¿Estarán disfrutando al igual que yo?.

Pienso que con solo tocar mi piel las chicas habían creado un ambiente que a mi me estaba excitando demasiado; ¿porque no pueden ellas disfrutar igual?.

Comencé a sentir o a creer que así era, y ya me daba igual.
Vuelven las dos manos con mi cuerpo y me dicen al oído de nuevo, si quieres te puedes quitar el antifaz cariño…

Al quitármelo, era otra chicaaaa!!!. La primera se había ido, prácticamente eran muy similares pero esta chica era más suave y con un físico mejor, castaña, con los pechos naturales y suaves.

Esta chica me maseaba un poco más fuerte y más centrada en mi fisionomía hasta que comenzó lentamente a bajar la presión y comenzó a tocarme…

No se muy bien lo que pasó, pero comencé a querer destrozarla, ya me entiendes; comencé a desearla, a querer agarrarla fuerte.
y Así pasó!
Lo demás imagínatelo!

En la mayoría de casos, cuando nos damos el capricho de un masaje erótico por primera vez; al terminar, se nos pasa por la cabeza qué no hemos hecho bien, o si nos hemos mostrado poco receptivos o recíprocos por no liberar nuestra mente por completo y dejarnos llevar. ¿A ti te ha pasado? ¿Qué cambiarías o harías en una segunda experiencia?

Efectivamente, las dudas invaden tu cabeza los primeros 15 minutos del masaje, pero después tienes tiempo de comenzar a disfrutar. Supongo que también esto pasa la primera vez, luego ya será diferente si se repite (y yo repetiré).

Dudas si dejarte llevar o no, dudas en que si la chica está cansada de realizar ese trabajo y si solo eres un cacho de carne tumbado y que todos los masajes son sistemáticos. Dudas en si estas haciendo bien en pagar por algo así que no deja de ser vender la estética sexual, o el cuerpo.

Pero después te das cuenta de que la chica pone los límites que ella quiere, que es su trabajo sí; pero que si lo realiza es porque le gusta o porque no tiene escrúpulos o no lo ve sucio.

Pienso que la próxima vez me dejaré llevar desde el minuto 1 y lo disfrutaré aún más, como sea así, más aún, seré clienta habitual.

Ya nos has contado anteriormente que eres empresaria y emprendedora. Nos consta que mucha gente desconoce la existencia de este tipo de centros de masajes tántricos. ¿Cómo crees tu que se podría dar a conocer más?

La verdad que sí, hay dos opiniones erróneas con este tipo de centros.

La primera es que muchos se piensan que es un prostíbulo y que el cliente puede pedir terminar de la manera que le plazca, y no es así. Si que pueden hacer realidad muchos de tus gustos, como tocarte en alguna zona que te excite más de lo habitual, de alguna forma en concreto, etc.. . Pero muchos clientes piensan que al final pueden convencer a las chicas para realizar sexo, y esto no es así. Están muy equivocados.

Luego está la otra parte que piensan en chicas haciéndote un masaje colgadas de palos y con los pies, y después paja al canto jajajaja.

Debería de visibilizarse más, con páginas webs donde se de toda la información de los mismos, donde puedan ver las opiniones de otros clientes; quizás un video con una visita virtual estaría muy bien, así no se asustarían tanto.

La información telefónica de la recepcionista del centro creo que también seria primordial, intentar conocer al cliente, saber que es lo que busca, necesita y quiere; o querer dedicar algo de tiempo al teléfono ayudaría.

El cliente se sentiría satisfecho y asistido, y seguro que va al centro con otro punto de vista. Me consta que vosotros si hacéis todo esto y os va muy bien jejeje.

Como empresaria, ¿Te plantearías abrir un centro de esta índole en la costa del sol andaluza?

Sin duda, creo que este tipo de centro en Marbella, tal y como está este centro montado se haría de oro.

Tienen franquicia???? jajajaja.

¿Qué te pareció el trato recibido por las masajistas?

Espectacular. Se ganaron propina =).

¿Qué destacarías principalmente de la experiencia?

La presencia del local, la limpieza y decoración.
Hace que te relajes nada más entrar y se te quite un poco el miedo.

¿Se puede decir que gracias a esta experiencia tantra has re-descubierto tu sexualidad?

Bueno, yo creo que nadie puede decir que ha re-descubierto su sexualidad.
Soy una persona abierta, y si mi cuerpo-mente puede disfrutar de mil formas diferentes. Pienso que todo el mundo puede hacerlo.

Por lo tanto, opino que si hubiera más educación sexual, todo el mundo podríamos ser bisexuales y tener experiencias sorprendentes en cada etapa de nuestra vida de una forma sana.

Los prejuicios y la educación castrante hace que estemos bastante manipulados a la hora de elegir.

¿Algún comentario o sugerencia que nos ayude a mejorar?

Si, se deberían de insonorizar más las puertas de las suites.
Mi humilde consejo, ojo, estoy super contenta con mi experiencia y el centro es silencioso, pero por ejemplo a mitad del masaje se escuchó un móvil que me puso a la defensiva en 1 segundo…

Pensé esto mismo, mierda, debería de estar silenciado… seguramente que sería de alguna masajista que se le olvidó ponerlo en silencio, porque es lo único que escuché en todo el masaje y duró casi una hora y media, pero aún así solo es una opinión. Espero no que sea de mucha molestia.

En absoluto Cristina, siempre es bueno mejorar. ¿Vas a repetir?

Solo lo diré una vez sin darle vueltas al asunto…. SIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

Gracias Cristina, tu experiencia contada en primera persona al realizar un masaje tantra en Barcelona nos va de perlas para que otras mujeres se animen a probarlo. Esperamos verte muy pronto de nuevo y que sigas disfrutando de la espiritualidad y los beneficios que te ofrece un masaje erótico para mujeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *