Lo que debes saber del orgasmo y que nadie te cuenta

Lo que debes saber del orgasmo y que nadie te cuenta

Lo que debes saber del orgasmo y que nadie te cuenta

Antes de entrar a valorar qué hay de cierto o de mito en la creencia de que el orgasmo es el objetivo imperativo del sexo, vamos a definir la palabra “orgasmo”.

¿Qué es el orgasmo o clímax?

El orgasmo es ese momento culmen en el que un hombre o una mujer, descargan de forma repentina toda su tensión sexual. Es producido por la excitación sexual de zonas erógenas y determinadas del cuerpo. Cabe decir que la mente juega un papel fundamental en su intensidad.

A nivel puramente físico, el clímax da por resultado un número de contracciones rítmicas del músculo pélvico junto con una sensación de placer de carácter puramente sexual.

Lo cierto es que, debido a la falta de información y también a la mala costumbre de guiarse a través del boca a boca, solo una de tres mujeres es capaz de alcanzar el orgasmo. Además de que no existen dos personas que lo hagan por igual, ni en duración ni en intensidad, ni en método.

Nuestro ambicioso objetivo de hoy, es poderte aclarar algunos conceptos y ayudarte con ello, a mejorar tu capacidad de alcanzar el orgasmo, aunque aún no los hayas tenido.

¿Cuántos tipos de orgasmos existen?

Uno. Sí, aunque parezca sorprendente. El orgasmo es solo uno. Otra cosa muy distinta son las formas de alcanzarlos, entonces es imposible dar un número, pues cada mujer es un mundo y su sexo también lo es.

Sin embargo, podríamos decir sin temor a equivocarnos, que existen decenas de formas diferentes de alcanzar el clímax, tantas, como zonas erógenas en el cuerpo hay. Si estas zonas son estimuladas correctamente, llegarás al clímax con total facilidad.

Mucha gente sigue manteniendo el mito de Freud de que los orgasmos son dos: el vaginal versus el clitoriano. Nada más lejos de la realidad, en la época de Freud aún no se conocía a fondo la anatomía femenina. La vaginal y la clitoriana son simplemente dos zonas extremadamente erógenas, que cuando son cuidadosamente estimuladas, permiten la culminación del placer sexual.

Qué es lo que nadie te cuenta sobre el orgasmo

  • No existen diferentes tipos de orgasmos, solo hay uno.
  • La penetración por sí misma, rara vez produce el clímax femenino, normalmente se requiere de mucho más que eso.
  • El acto sexual no es la única forma de alcanzar el clímax, existen otras tan o mucho más divertidas, los masajes tántricos son el mejor ejemplo de ello.
  • El tamaño del pene no influye en absoluto en que la mujer alcance o no el tan ansiado clímax.
  • Un pene grande en un cuerpo de alguien con la mente pequeña, raramente pueda conseguir que una mujer llegue al clímax.
  • No hay una forma mejor que otra de llegar al clímax. Todas son maravillosas.
  • Si no tienes orgasmos con el coito o los tienes rara vez, eres perfectamente normal, que nadie se atreva a decirte lo contrario.
  • ¿No llegas al clímax de la forma tradicional, pero llegas? ¡Perfecto!  Cada cuerpo y cada mente son únicas, y cada forma de obtener el tan ansiado clímax, también.
  • Las mujeres detestan la famosa pregunta: ¿te has corrido, cielo? ¡Nunca la hagas! Mírala, siéntela, habla con ella de forma sutil y lograrás que, aunque no haya tenido un orgasmo esta vez, lo tenga la próxima.
  • La mente femenina es la mayor generadora de orgasmos, dirígete a ella siempre.
  • La presión por lograr la culminación del placer sexual es su mayor enemiga.
  • Los masajes tántricos son tus mejores aliados para alcanzar el clímax, pues no es su objetivo final ¡pruébalos!
  • Si quieres llegar al clímax, elimina de ti la ansiedad y angustia por no alcanzarlo.
  • Si nunca has alcanzado el clímax, no te preocupes ni te presiones, es más normal de lo que supones.
  • Si solo llegas al clímax masturbándote, no hay problema, incorpora esta práctica dentro de tus relaciones sexuales.
  • Si crees que eres anorgásmica, quítate esa idea de la cabeza. Lee sobre el tema para saber qué es lo que has de buscar, habla con tu pareja si la tienes, aprende a reconocer tus zonas erógenas y cuando menos lo esperes, aparecerá. Y nunca olvides que el orgasmo con tu pareja solo se alcanza cuando la comunicación es fluida y permanente. Apuesta por el diálogo y te sorprenderán los resultados.

¿Cuál es tu forma favorita de llegar al orgasmo? ¿Eres de las que creen que nunca podrán tenerlo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *