¿Cómo se vive el sexo según la edad?

¿Cómo se vive el sexo según la edad? - Primera parte

¿Cómo se vive el sexo según la edad? – Primera parte

Que el deseo y las relaciones sexuales van cambiando en frecuencia e intensidad con el paso del tiempo y con la edad, no es para nadie desconocido. 

La cuestión que queremos plantear hoy, sin embargo, es algo bastante diferente. La pregunta que nos haremos y de la cual intentaremos encontrar una respuesta es: ¿existe alguna edad en la que no se sienta deseo sexual? ¿cómo se vive y cómo se debería vivir el sexo en cada una de las edades?

Es complejo y arriesgado construir un patrón de actividad sexual por edades debido a que cada persona transita, a lo largo de su vida, por diferentes circunstancias. No obstante vamos a referirnos a los casos más habituales: una persona con una vida medianamente ordenada, que está suficientemente bien de salud y que tiene una pareja que le atrae sexualmente o que está sin pareja, pero abierto a vivir el sexo.

En esta primera parte hablaremos del sexo en la infancia, en la adolescencia y en la juventud.

El sexo en la infancia

Mucha gente cree que los niños no tienen vivencias sexuales y esto está bastante alejado de la realidad. 

La infancia es la etapa de la exploración, del reconocimiento del propio cuerpo y del cuerpo del otro. Se descubren las diferencias entre ambos sexos y comienzan los primeros juegos sexuales. Todos recordaréis el típico e inocente juego de los médicos y de las enfermeras.

También aparecen las primeras actividades de auto exploración en la que los niños obtienen cierto placer. Esta etapa se ve truncada habitualmente por los adultos, que se sienten incómodos e intentan prohibir los tocamientos. Debido a ello y a medida que va creciendo, el niño hace menos evidente a los demás, su despertar sexual.

El sexo en la adolescencia

Es en la adolescencia cuando se produce el verdadero despertar al sexo. Todo o casi todo gira en torno a lo sexual. Se dispara la libido y es la etapa en la que más comúnmente se experimenta la primera relación sexual. 

El sexo en las chicas y en los chicos se vive de forma bastante diferente. La masturbación se hace más evidente en los hombres, pero ambos sexos se obsesionan por igual con el hecho de perder la virginidad.

Es un periodo en el que las precauciones para prevenir embarazos y enfermedades de índole sexual se tienen muy poco en cuenta y por tanto el sexo puede convertirse en una fuente de riesgos y peligros.

Es nuestro deber como adultos informar a los adolescentes convenientemente para que estén conscientes de que disfrutar del sexo no significa un “todo vale”.

El sexo en la juventud 

Es la etapa de la plenitud sexual. En este periodo el deseo es inicialmente tan intenso que se valora más la cantidad que la calidad. La masturbación es el acto más habitual y la búsqueda de sexo es continua y constante. 

Es una edad en la que sentimos que es ahora o nunca y nos dedicamos a tener tanto sexo como podamos.

A medida que se cumplen años, el deseo sexual deja paso a la parte emocional. Se transforma entonces en el periodo en el que se busca una pareja estable, se produce el enamoramiento que habitualmente se termina en boda.

En definitiva, en estas etapas, especialmente en las dos últimas, el sexo está muy valorado y se considera totalmente normal sentir deseo sexual y mantener relaciones sexuales. ¿Pero qué pasa en la adultez, en la madurez o en la tercera edad? Lo veremos en el siguiente artículo ¡no te lo pierdas!

Y tú, ¿cómo vives el sexo y tu deseo sexual en la madurez? ¿crees que lo estás viviendo acorde a los cánones actuales o te sientes alguien diferente? ¿Has probado un masaje tantra alguna vez?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *