¿Cómo se vive el sexo según la edad? 2

¿Cómo se vive el sexo según la edad? - Segunda parte

¿Cómo se vive el sexo según la edad? – Segunda parte

En un pasado no muy lejano, el sexo se consideraba como algo privativo de los jóvenes, pero ahora sabemos que ¡no hay nada más lejos de la realidad!

El sexo se puede disfrutar a todas las edades. Si bien es cierto que a medida que cumplimos años, lo vamos valorando y viviendo de formas diferentes, hoy en día todo el mundo asume que el sexo puede y debe vivirse en su máxima plenitud a cualquier edad.

En esta segunda parte nos centraremos en el cómo se vive el sexo en la adultez, en la madurez y en la tercera edad.

El sexo en la adultez

Llegan los hijos y con ellos las responsabilidades son mayores, por lo que la pasión sin control de la etapa anterior, va quedando atrás.

En este nuevo periodo el sexo comienza a vivirse de una forma totalmente distinta. 

El pudor deja paso a las ganas de probar cosas nuevas, pero a la vez en el hombre comienza a surgir el temor al “gatillazo”, a la pérdida de potencia sexual o a no ser lo suficientemente atractivo. A esta etapa se conoce como la “crisis de los cuarenta”.

La mujer, en cambio, vive a esta edad su plenitud sexual. Ha aprendido qué es lo que quiere y qué es lo que no quiere para su vida, y conoce como nunca su propio cuerpo.

El sexo en la madurez

En este periodo que abarca desde los 45 hasta los 55 o 58 años, la frecuencia en las relaciones sexuales normalmente disminuye.

Al contrario de lo que se piensa, esta disminución no se produce por la desaparición del deseo sexual, sino que es causada por la rutina del día a día o por vivir durante muchos años con la misma pareja. 

Es en la madurez que los casos de infidelidad son incluso más frecuentes que en las otras etapas.

En los hombres, el declive físico es más acusado y esto contribuye a aumentar más aún sus inseguridades. En las mujeres, la menopausia puede significar tanto una liberación del miedo a quedar embarazadas como, muy por el contrario, transformarse en amargura al ver que pierde la juventud y el atractivo para los hombres. Esto produce como consecuencia la disminución de su autoestima.
La llegada de las típicas enfermedades tales como la obesidad, colesterol, hipertensión o diabetes también suponen un hándicap para el buen desarrollo del sexo, produciendo como resultado una baja de la libido. 

Ambos, hombres y mujeres, se abandonan habitualmente a la pereza y caen en la falta de deseo sexual. 
Sea como sea y contra viento y marea, hay que mentalizarse que es una etapa para disfrutar a pleno de la vida sexual. Los hijos se marchan, la pareja vuelve a quedarse sola, desaparece el miedo a la concepción y tanto ella como él, conocen su propio cuerpo mejor que nunca.

El sexo en la tercera edad 

¿Quién dijo que el sexo debe terminar a los 60? Los prejuicios sociales llevan a nuestros queridos abuelos a pensar que el sexo se terminó para ellos. Al igual que sucede en la etapa de la madurez, lo único que impide el sexo en la tercera edad es la rutina y el desgano.

Si se fomenta adecuadamente, el interés sexual permanece intacto y es más, tener sexo a estas edades acarrea enormes beneficios y contribuye a mejorar la salud.

En muchos casos y debido a una pérdida de salud, la actividad sexual se transforma en algo más emocional y el sexo pasa por los besos, los abrazos y las caricias, pero no por ello debe considerarse perdido en absoluto. 

El problema más notable a esta edad, es la falta de una pareja y la dificultad para encontrarla. No obstante, hoy en día en que ya no existen las personas viejas, si se goza de una salud medianamente buena, el sexo debe estar presente del mismo modo que en las edades anteriores.

En definitiva, para el sexo como para muchísimas otras cosas de la vida, no hay edad. Y el que diga lo contrario, está radicalmente equivocado. Mantén tu cuerpo lo más sano que puedas y comprobarás por ti mismo que el deseo sexual no se pierde nunca.

¿Y tú, vives el sexo plenamente y de acuerdo a tu edad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *