Cómo hacer un masaje tántrico femenino

como hacer un masaje tántrico femenino

Cómo hacer un masaje tántrico femenino en masajes eróticos bcn

El tantra es una recopilación de textos orientales, cuya filosofía y práctica se dirige a la estimulación de los sentidos y el aumento del placer, con el fin de utilizar su energía como un canal hacia la plenitud personal y la unión con el universo.

Antes de entrar en materia, deberías saber que el sexo tántrico femenino, al igual que el sexo tántrico masculino, tiene por objetivo despertar el deseo sexual sin necesidad de llegar a la penetración ni al orgasmo. El masaje tántrico es un masaje erótico que forma parte del ritual del sexo tántrico y cuando se realiza a una mujer, se denomina masaje del yoni.

Con esta breve introducción nos preparamos para lo más importante: conocer los pasos a seguir para sorprender a tu pareja con un masaje que producirá en ella una intensa experiencia sensorial y al mismo tiempo, reforzará el vínculo existente entre ambos.

10 pasos para dar un masaje del yoni (templo sagrado)

Bien es sabido que una mujer tiene innumerables centros de placer y uno de los más importantes es su mente. Basándote en ello es muy importante que te tomes el tiempo necesario para preparar el entorno adecuado tanto físico como emocional, que comience a despertar poco a poco sus sentidos.

  • Primer paso: Prepara un ambiente relajado y tenuemente iluminado por velas aromáticas e inciensos. Pon música suave de fondo y asegúrate que nadie va a interrumpiros en lo que dure la sesión.
  • Segundo paso:  Desviste lenta y ceremoniosamente a tu chica, mientras vas acariciando su cuerpo de forma esporádica con las yemas de los dedos. 
  • Tercer paso: Pídele que se acueste boca arriba, con las piernas bien separadas y ligeramente flexionadas. Ponle un cojín en las caderas para elevar la zona del yoni y otro debajo de la cabeza para que pueda observar cómodamente sus genitales.
  • Cuarto paso: Quítate la ropa lentamente, dejando que ella observe cada rincón de tu cuerpo. Comienza a estimular sus sentidos acercándote para que pueda olerte, dile palabras excitantes al oído y acaricia ligeramente su cuerpo con la yema de los dedos, mientras terminas de desnudarte.
  • Quinto paso: Siéntate entre sus piernas, en posición de loto y, si es necesario, aplícale antes de comenzar un buen lubricante vaginal; esto hazlo mediante caricias suaves y circulares. A continuación unta tus manos con un aceite específico para masajes eróticos, como por ejemplo el aceite de almendras.
  • Sexto paso: Comienza el masaje propiamente dicho desde los pies. Con movimientos ascendentes ve subiendo por sus piernas, masajea sus muslos, las ingles, el estómago, los senos, el cuello y finaliza en los brazos. Evita en todo momento tocar su zona genital. Regresa ahora hasta sus pies, siguiendo el recorrido inverso. Continúa con el masaje en este sentido hasta que la veas disfrutar y desear más.
  • Séptimo paso: Con tus manos lubricadas en todo momento y con una delicadeza extrema, comienza ahora el masaje en su zona erógena. Alcanza con tus dedos índice y pulgar, sus labios mayores, presiona ligeramente y masajea de forma circular. A continuación haz lo mismo con sus labios menores.
  • Octavo paso: Masajea ahora su clítoris de forma circular y en el sentido de las agujas del reloj. Acto seguido haz el movimiento en el sentido contrario. Presiona levemente sobre el clítoris utilizando los dedos pulgar e índice. No te detengas mucho tiempo en estos movimientos pues el roce repetititvo puede resultarle algo molesto. No dejes de observar sus reacciones para que tu intuición te dicte cómo proceder.
  • Noveno paso: Introduce tu dedo medio en su vagina (yoni) y explora su interior ejerciendo diferentes presiones, a distinta velocidad. Alcanza ahora su punto G con un ligero movimiento del dedo hacia la palma de tu mano, al mismo tiempo que le estimulas el clítoris con tu dedo pulgar.
  • Décimo y último paso: Si ella lo desea, en este momento puedes penetrarla, sin embargo, recuerda que no es este el fin del masaje tántrico. Si no lo desea, es el momento de tumbarte junto a ella en silencio y disfrutar ambos de las sensaciones obtenidas. El vínculo se habrá estrechado y la unión entre vosotros incrementado considerablemente.

Recuerda que durante todo el proceso, es recomendable mantener el contacto visual como una forma de comunicación no verbal. Es posible que durante el masaje, ella tenga uno  o más orgasmos, pero no hagas que esto lo interrumpa. Ten siempre presente que el objetivo último del sexo tántrico no es llegar al orgasmo, por lo que todas tus energías tienen que estar puestas en buscar el placer de ambos, sin esperar resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *